Our voices, our votes

For a long time, a federation of all the European countries had been just a dream of few intellectuals, and only after the nightmare of World War II, this dream became a reality.

On 1957 was signed the Treaty on the Functioning of the European Union, formerly known as the Treaty of Rome, which is one of the two constitutional pillars of the European Union. The Treaty of Rome established the constitution of a European Parliament, which were actually created only years later, in 1979, year of first European elections, allowing citizens to elect 410 MEPs to the European Parliament. They was also the first international election in history.

It was only in 1987 that Spain took part in the European elections, entering what is still nowadays, one of the biggest parliaments in the world.

But, in such a big chamber, our voices seemed to have been pretty much unheard for a long time. Roma people are the first minority group in Europe, yet until now only a few Romanies have been MEP. One of them our brother from Spain, Juan de Dios Ramirez Heredia, which was the very first Roma MEP ever. Today, only 4 MEPs are Roma.

Considered the presence of our people in Europe, how much our culture is nevertheless European culture itself, this underrepresentation is unsustainable.

Just think at the principle of freedom of movement among the Union:  We, the Roma, never understood the concept of boundaries, of nations, we have been since the beginning citizen of Europe in the modern meaning. Yet, the freedom of movement recognised to all the European citizen have been denied to our people. And so, in many more matters, because of antigypsyism, we have been second class citizen of Europe.

It’s enough, it’s time for us, the Rome people, to speak loud and clear.

Now more than ever, Europe is living one the most difficult times in its history. The far right is getting stronger and stronger all around the Union, Euroscepticism forces treat to put an end to the European dream.            From FAGiC we hope in massive participation of Roma citizen in the next election because our vote is our voice and it’s time for our voice to listen in the European Parliament.

Opre Roma!

 

[CASTELLANO]

Nuestras voces, nuestros votos

Una federación de todas las naciones europeas ha sido el sueño de unos cuantos intelectuales por mucho tiempo, y solamente después de haber vivido la pesadilla de la segunda guerra mundial, este sueño se hizo realidad.

En 1957 se firmó el Tratado de funcionamiento de la Unión Europea, después conocido también como el Tratado de Roma, el cual es uno de los dos pilares constitucionales de la Unión Europea.

El Tratado de Roma establecía la constitución de un Parlamento Europeo, el cual fue pero creado solo años después, en 1979, o sea el año en que se celebraron las primeras elecciones europeas. Estas fueron también las primeras elecciones internacionales de la historia.

En 1987 España participó por primera vez en las elecciones europeas, entrando en aquel que es aún hoy en día, uno de los más grande parlamentos del mundo.

Pero, en una Cámara tan grande, nuestras voces no parecen haber sido escuchada por mucho tiempo. El Pueblo Gitano es la minoría más numerosa en Europa, no obstante, casi no ha habido representación de personas gitanas en el Parlamento. Uno de estos pocos, fue nuestro primo el Tío Juan de Dios Ramírez Heredia, que ha sido el primer parlamentar gitano de la historia. Hoy en día solo cuatro personas gitanas son euro-parlamentarios.

Considerada la presencia de nuestro pueblo en Europa, y cuanto la nuestra cultura sea cultura europea, esta subrepresentación se hace insostenible.

Pensamos solamente al tema de la liberta de movimiento, uno de los pillares de la unión. Nosotros, el Pueblo Gitano, siempre hemos evitado el concepto de confines nacionales, desde el principio nos hemos sentido ciudadano de Europa. Pero esta libertad a menudo nos ha sido denegada y en muchos aspectos venimos considerados como ciudadano europeo de segunda clase.

Basta ya, ahora es el momento que se escuche fuerte y claramente las voces del Pueblo Gitano.

Europa está viviendo uno de los momentos más difícil de su historia: las derechas extremas se hacen más fuertes cada día, el euroescepticismo amenaza de terminar el sueño europeo una vez por toda.

Desde la FAGiC, esperamos en una participación masiva del Pueblo Gitano en las próximas elecciones del 26 de mayo: nuestros votos son las nuestras voces, y es tiempo que estas se escuchen en el Parlamento Europeo.

Opre Roma!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *